“Las mitades de Fito” – Caretas. Abril, 2000

Caretas | Abril 19, 2000 | Cine/música/teatro/pintura/arte/letras

 

Las mitades de Fito

Por: Enrique Planas

 

Pintor Fito Espinosa explora las contradicciones masculinas en “El hombre dividido”, muestra que cuelga en la Galería Fórum.

Los hombres se presentan: el que tomaba el agua que no calma la sed, el que no tenía nada que hacer, los que no querían saber a dónde iban, el que vivía en una cárcel con las puertas abiertas. Todos contradictorios, todos disociados. Pobrecillos. Son incapaces de comprender el nuevo mundo allá afuera, llevando a cuestas sus viejas recetas y modelos para ser hombre. Trastornos de la personalidad, que le llaman. Tal vez los plastificados travestis de la Av. Arequipa y los paleolíticos miembros de las barras bravas no son más que los extremos de una misma crisis, aquella que cuestiona el tradicional modelo masculino y revela el embate de fuerzas contradictorias: unas que tienden a disgregarlo y otras que buscan su integración.

El concepto es tomar la realidad como una dicotomía, como pares opuestos y aparentemente contradictorios, mostrando la dificultad del hombre para situarse entre ellos, explica Fito Espinosa, sin duda, uno de los más atendibles pintores de su efervescente generación. En tiempos que la mujer a sabido integrarse en un modelo distinto, el hombre se disuelve en sus contradicciones, posterga su sensibilidad, y sus roles clásicos de buen esposo, padre y sostén familiar corren el riesgo de desaparecer como los inocentes dinosaurios.

Estamos cambiando los patrones de lo que significa se hombre, y en ese cambio pasan muchas cosas, añade el pintor, buscando integrar (ojo, no resolver) esas contradicciones en su muestra “El hombre dividido” que inaugura hoy en la Galería Fórum, en las profundidades de la cuadra 11 de la avenida Larco. En efecto, la apuesta de Fito va por la indagación sobre las diferencias de genero: los conflictos del varón para asumir la existencia, agobiado por sus temores, dudas, negaciones y renuncias.

Sin embargo, “El hombre dividido” también revela los cambios de un artista cansado de una fórmula exitosa y que busca honesta y sutilmente otras vías sin salir del acrílico sobre el trupán. En esta nueva serie, el artista ha quitado de su trabajo la pesada carga del realismo y se olvida de la imagen trágica. Para Espinosa, ha llegado el tiempo refrescante del juego y la ironía.

Top