“Calabozos y dragones” – El Comercio. Junio, 2007

El Comercio | Jueves, 14 de junio del 2007

Cultura

EXPOSICIÓN “Chico lunar” en Fórum

PRINCESAS QUE NO ESPERAN SER RESCATADAS, SIRENAS DEVORADORAS DE HOMBRES Y MÍTICOS LABERINTOS COMPONEN LOS NUEVOS SÍMBOLOS REINTERPRETADOS POR FITO ESPINOSA EN SU MÁS RECIENTE MUESTRA

Enrique Planas

Castillos medievales, bestiarios robados de tratados prerrenacentistas, instrumentos que podrían encontrarse en el taller de cualquier alquimista: un visible cambio se aprecia en la obra de Fito Espinosa que hoy se exhibe en la galería Fórum de Miraflores. Hasta su anterior muestra, sus imágenes se basaban en símbolos y elaboraciones muy personales y libres: máquinas imposibles o personajes en complejas relaciones con su medio. En cambio, hoy el trabajo del cotizado artista limeño se basa en referencias documentadas. Detrás de un dragón, por ejemplo, hay horas de investigación sobre antiguos grabados, la forma de sus escamas, la estructura de las alas o la tersura de su vientre reptil.

¿Cuál es la razón de este rigor histórico? “Era una necesidad –responde el pintor–. Ya había trabajado al máximo la fantasía. Ya hice las cosas como quería y ahora tenía ganas de buscar referencias. Además hoy se da la tendencia de unir el conocimiento. Su división empezó con el Renacimiento, cuando nace el espíritu científico y el saber empezó a ‘compartimentarizarse’. Comencé a entender por qué me fascinaban las imágenes medievales, una época en la cual todavía no estaban separados los pensamientos mágico, místico y científico. Quiero volver a ese momento; el tamaño de los personajes en un cuadro se da por su importancia y no por las leyes de la perspectiva. Ahora que el mundo se está cayendo a pedazos, por esa separación del saber científico, se impone una mirada más global, nacida desde la ecología. El planeta es como una persona, es una unidad”.

¿Y para articular esa visión regresa a la magia medieval?

Quise retornar a símbolos mágicos, arquetipos que todos manejamos desde hace muchos siglos. Estuve leyendo tratados de alquimia. Ellos creaban una serie de imágenes encriptadas para evadir a la Santa Inquisición. Con ello hicieron imágenes increíbles.

Una de las características más celebradas de su obra es su inteligente simbolismo. ¿Hasta qué punto esto no puede agotar su obra?

Siempre he intentado crear símbolos a partir de lo que me sucedía. Símbolos personales sobre la desintegración interna, por ejemplo. Pero supongo que comencé a agotarme. Creo que agoté mi propia simbología. Y esa necesidad por abrir nuevos campos fue lo que me hizo buscar. Y encontré una infinidad de símbolos compartidos por todos, parte de la historia de la humanidad.

Y habitando en esos símbolos conocidos por todos, están sus personajes, siempre hablando de la complejidad de las relaciones humanas…

La primera idea que tuve para la muestra era crear retratos, no basados en los personajes, sino en la relación con su ambiente. Un laberinto o el castillo donde la chica está encerrada, por ejemplo. Comencé a darme cuenta de que lo que hacía era crear estados anímicos en base a símbolos conocidos. Cada cuadro podría ser un cuento: la idea del dragón en su castillo esperando a que llegue el príncipe de su vida. Per, en realidad, la princesa es el dragón y viceversa. Todo el rollo tiene que ver con que el rey la abandonó con el dragón. Y la criatura, es ella quien finalmente espanta a los príncipes. Es lo que les sucede a las mujeres cuando no tienen una figura paternal. En verdad hay toda una historia muy psicoanalítica detrás de cada símbolo.

¿Al trabajar piensa seriamente en cada símbolo o básicamente se divierte pintando?

Me trato de divertir. Me parece una idiotez la pose del pintor que debe sufrir para trabajar. Lo que hago es llenarme de información y haces mis conexiones para luego botarlo todo en la creación. De otra forma, me volvería loco. Me estaría copiando a mí mismo. Francis Bacon decía que si sabes exactamente lo que vas a hacer antes de comenzar, entonces no es arte. Aunque para las muestras hay un grado de tensión y planeamiento, el juego es básico.

 

[Foto de Fito por Consuelo Vargas. Pie de foto: SÍMBOLOS DEL PASADO. En su nueva individual,  Espinosa resta el protagonismo a sus característicos personajes y destaca escenarios de un eterno simbolismo. Abajo: inquietante “Dragón y princesa”.]

Más información:
Lugar: Galería Fórum. Av. Larco 1150 (sótano), Miraflores.
Temporada: Hasta el 30 de junio.

Top